Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros de análisis para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como para el análisis de su navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. Configuración Política cookies
ACEPTAR
23.08.2018 | Institute BCN
2

Resolviendo dudas sobre el Ácido Hialurónico

Hoy te traemos una publicación muy clarificadora sobre el Ácido Hialurónico, creada por nuestra Asesora Médica Clara Serés.

Hoy te traemos una publicación muy clarificadora sobre el Ácido Hialurónico, creada por nuestra Asesora Médica Clara Serés.

Tipos de hialurónicos

Hoy en día cualquier persona que se cuide mínimamente ha oído hablar del famoso ácido hialurónico (AH). Escuchamos este nombre en anuncios de televisión cuando se promocionan cremas antienvejecimiento, en los magazines, leemos que es el componente más usado y el que aplican regularmente los médicos estéticos a las celebrities para hidratar, realzar pómulos, refrescar labios e incluso restablecer el balance hidrolipídico de las paredes de la vagina.

Este boom en el uso del AH se suma a otras aplicaciones ya conocidas de este componente en especialidades médicas tales como la oftalmología y la traumatología. En efecto, las cámaras que separan y protegen el iris de la córnea y de la retina contienen el humor vítreo, formado por AH. De la misma manera se suelen rellenar las articulaciones que sufren desgaste por alguna patología con AH, como por ejemplo la osteoartritis.

Estos tratamientos se administran en forma de inyecciones en la articulación de la rodilla y su finalidad es incrementar la viscosidad del líquido sinovial y, de esa forma, lubricar la articulación.

El AH puede también se usa en los post operatorios para la reconstrucción de los tejidos, por ejemplo, después de una operación de catarata, o como tratamiento regenerador de mucosa cuando se padecen aftas bucales.

Pero ¿qué es el Ácido Hialurónico?

Se trata de una molécula que se encuentra de forma natural y produce nuestro organismo. Con el paso del tiempo éste va perdiendo su capacidad de sintetizarlo, y, a la vez, el cuerpo pierde cada vez más cantidad.

Cuando observamos el rostro de un bebé o niño, lo vemos muy redondito, rellenito. Se debe a la gran cantidad de AH que produce su cuerpo y que, por las características y particularidades de la molécula, tiene la capacidad de atraer muchas moléculas de agua a su alrededor. De ahí que se conozca al AH como solución para hidratar la piel, por esta capacidad de rodearse de moléculas de agua. Con lo que ahí donde esté la molécula de AH, tendremos al menos 100 veces su peso en moléculas de agua alrededor y, por lo tanto, un entorno bien hidratado.

Estos aspectos han llevado a la industria farmacéutica a recrear esta molécula de forma sintética en laboratorio para ofrecer al colectivo médico competente una herramienta segura y eficaz para reponer esta sustancia en las zonas dónde el cuerpo más lo necesite.

¿Por qué existen varios tipos de Ácido Hialurónico?

Como ocurre con otras sustancias, los laboratorios han innovado en el tratamiento de esta molécula para dotarla de características fisicoquímicas con las que se consigue texturas más o menos densas, variando elasticidad, cohesividad y viscosidad.

La molécula puede variar en su peso molecular (PM), aumentando su durabilidad en la dermis mientras más elevado sea el PM.

A estas características, se le añade el proceso de reticulación. Ésta es otra manipulación que se le hace al AH para conseguir tener distintas texturas de este producto. Para entender este proceso y el motivo por el que resulta interesante obtener distintas formas de la molécula de AH, vamos a poner un simple ejemplo con otra sustancia (el azúcar) que consideraremos representa al AH para este ejemplo.

Así pues, tomamos como sustancia modelo el azúcar que correspondería al AH. Tenemos 5 vasos iguales que llenamos de una misma cantidad de agua, y tomando vaso por vaso, añadimos 8 gr. de azúcar en cada vaso.

El azúcar lo tenemos en 5 formas diferentes:

  • En el primer vaso, azúcar de mesa.
  • En el segundo vaso, añadimos azúcar, pero en forma de miel.
  • En el tercer vaso, será en forma de golosina tipo osito de gominola.
  • En el cuarto vaso será un caramelo tipo tofee.
  • En el quinto vaso el azúcar será en forma de caramelo tradicional duro.

Estas distintas formas del azúcar hacen que la disolución del producto en el agua tarde más o menos. Lo mismo ocurre con el AH dentro de la piel.

Las formas más compactas (vasos 2, 3, 4 y 5) corresponden a unas formas de AH reticulado (se estabilizan más o menos enlaces del entramado en malla de la molécula, para darle una forma tridimensional que lo hace más gel y compacto). Estas formas tardan más tiempo en ser degradadas por el organismo, por lo que su uso se centra en aprovechar su forma más gel o cohesiva para dar volumen y/o rellenar depresiones faciales. Dependiendo de la dureza del caramelo se usaría para corregir surcos nasogenianos, perfilar o aumentar el volumen de los labios, pómulos, mentón, glúteos…

El azúcar de mesa del primer vaso no se ha procesado por lo que se disuelve con facilidad en el agua, lo mismo que su correspondiente AH en el tejido. A esta versión de AH no tratada se le llama no reticulado, lo que da más facilidad de difundirse en la piel (correspondería a la facilidad de disolución del azúcar de mesa en agua).

En conclusión

En el mercado encontramos distintos AH que varían según si son o no reticulados, además del grado de reticulación que tengan. Esto se hace para poder ampliar el uso del AH a varias indicaciones, entre las que se encuentran el tratamiento de arrugas finas en zonas muy superficiales de la piel como el contorno de ojos y los labios o la revitalización del tejido en general (con AH no reticulado) y los rellenos a base de AH (reticulados) que permiten llenar depresiones de los tejidos o crear volumen durante meses en alguna zona (pómulos, mentón, etc.).

En mesoterapia o en tratamientos de rejuvenecimiento cutáneo con microneedling se usa un AH no reticulado. Sin embargo, la concentración de esta sustancia en un mismo volumen puede variar.

Institute BCN ofrece 3 referencias de AH no reticulado con las siguientes concentraciones:

  • 8mg/ml de AH en forma de hialuronato sódico
  • 20mg/ml
  • 35mg/ml

Estas distintas presentaciones permiten usarlo sólo o combinarlo diluyendo el AH con otras sustancias para elaborar fórmulas individualizadas, adaptadas a las necesidades de cada paciente.

¡Comenta este post si te queda alguna duda sobre el tema!

2 Replies to “Resolviendo dudas sobre el Ácido Hialurónico”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *